viernes, 13 de septiembre de 2013

Anecdotario. James Abbott McNeill Whistler, pintor estadounidense.


James Abbott McNeill Whistler




James Abbott McNeill Whistler (Lowell, Massachusetts, EE. UU., 11 de julio de 1834 – Londres, 17 de julio de 1903) fue un pintor estadounidense, que vivió sobre todo en Francia e Inglaterra.



Anécdotas


Whitler retratado por
William Merritt Chase en 1885.
En Londres, durante una reunión de personas importantes, una señora le preguntó:
   
   -¿Donde nació usted?

Whistler, respondió que en Lowell, una villa indutrial del estado de Massachusetts, en Estados Unidos.

La señora no pudo reprimir un gritito:

   -¡Qué horror! ¿Cómo pudo nacer usted en semejante lugar?

   -Muy sencillo, señora -respondió Whistler- Quería estar junto a mi madre en esos momentos.









Grey and Silver Battersea Beach (1863).
En otra ocasión, una admiradora le comentaba:

   -Hoy había a orillas del Támesis, querido Whistler, una bruma deliciosa que me recordó sus cuadros. Fue como si cobrase realidad uno de sus apuntes.

   -En efecto -contestó Whistler- poco a poco la naturaleza va entrando en razón.







Autorretrato (1872).
Un admirador, en esta ocasión masculino, conociendo que Whistler tenía en mucha estima a velázquez, le dijo como halago:

   -Realmente, Whistler, solo usted y Velázquez han comprendido el arte.

   -¿Por qué mete usted en eso a Velázquez? -fue la ingeniosa respuesta de Whistler.













Harmony in Yellow and
Gold The Gold Girl
(Connie Gilchrist) (1873).
Whistler que había concluido el retrato de un rico aristócrata inglés, preguntó al retratado su opinión.

   -Hombre, querido Whistler, ¿qué le voy a decir?, pues que no me ha favorecido usted mucho en su cuadro.

   -Tiene razón, pero convendrá usted conmigo en que la naturaleza tampoco le ha favorecido a usted demasiado.















At the Piano (1858-1859)
Debido a problemas legales pasó por momento de gran penuria económica. Esta era su situación cuando una tarde llamaron a la puerta de su estudio. Cuando abrió vio que e trataba de un acreedor. Le hizo pasar y le ofreció una opa de champán.
El hombre se quedó lavado en la misma puerta y mirándolo fijamente le recriminó:

   -¿Cómo es posible que pueda usted permitirse recibir a las visitas con champán, si no es capaz de satisfacer sus deudas?

   -Ah, no se preocupe -le dijo tranquilamente Whitler- Le aseguro que el champán tampoco lo he pagado.



Symphony in White no 1
(The White Girl) (1862).
En una ocasión hizo un retrato a un magnate de la industria inglesa y le pidió cien guineas por la obra. El retratado no quiso pagar y el asunto paso a los tribunales. Ante el juez el retratado adujo:

     -No creo que sea justo pagar cien guineas por un retrato en el que el señor Whistler empleo solo tres horas.

     -¿Es eso cierto? -preguntó el juez a Whistler.

     -No, señoría -respondió el pintor-; emplee cincuenta y cuatro años y tres horas.


El juez dio la razón a Whistler.










Portrait of Whistler with Hat (1858).



Como habrán comprobado, Whistler, además de ser un gran pintor, poseía un ingenio a la altura de Oscar Wilde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...