sábado, 28 de diciembre de 2013

Anecdotario: Escritores (I)



Ramón María del Valle-Inclán                             

Ramón Valle y Peña (Villanueva de Arosa, 28 de octubre de 1866 – Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), también conocido como Ramón del Valle-Inclán o Ramón María del Valle-Inclán, fue un dramaturgo, poeta y novelista español, que formó parte de la corriente literaria denominada modernismo en España y se encuentra próximo, en sus últimas obras, a la denominada generación del 98. Se le considera uno de los autores clave de la literatura española del siglo XX.

Interrogatorio a un alborotador                             



En cierta ocasión llevaron a Valle-Inclán ante el juez por un alboroto que había armado.
El juez le pidió el nombre y él contestó, acto seguido el juez le preguntó por su oficio y Valle-Inclán contestó: escritor.
Pregunta el juez de nuevo: 
-¿Sabe leer y escribir?
A lo que el dramaturgo responde:
 -No
A lo que el juez dice: 
-Me extraña la respuesta.
Valle-Inclán contestó: 
-Más me extraña a mi la pregunta.


Las rencillas entre Valle-Inclán y Echegaray                  

Estatua de Valle Inclán en Alameda de
Santiago de Compostela realizada por César Lombera.
Conocidas eran las rencillas y el odio que sentía Don Ramón María del Valle-Inclán hacia su homólogo José de Echegaray.
Valle-Inclán no se perdía ni uno de los estrenos de su adversario para ser el primero en criticarlo.
En una de sus comedias, se decía de una señora que poseía “nervios de acero bajo una piel de seda” y Valle-Inclán ya no pudo más. Se levantó de su butaca y voceó:
-¡Eso no es una mujer! ¡Eso es un paraguas!


José Echegaray y Eizaguirre (Madrid,19 de abril de 1832 – Madrid,14 de septiembre de 1916) fue un ingeniero, dramaturgo, político y matemático español, hermano del comediógrafo Miguel Echegaray.

José Echegaray fue un polifacético personaje de la España de finales del siglo XIX, con excelentes resultados en todas las áreas en las que se involucró. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1904, y desarrolló varios proyectos en ejercicio de las carteras ministeriales de Hacienda y Fomento. Realizó importantes aportaciones a las matemáticas y a la física. Introdujo en España la geometría de Chasles, la teoría de Galois, las funciones elípticas. Está considerado como el más grande matemático español del siglo XIX.




Los elogios de Benavente a Valle-Inclán                            



Durante una de sus habituales tertulias literarias, Jacinto Benavente decía grandes elogios de Ramón María del Valle-Inclán, del que decía que era uno de los más valiosos escritores que tenía España.
-Pues don Ramón -le interrumpe uno de los contertulios- no opina lo mismo de usted.
Benavente replicó inmediatamente con su característica agudeza verbal:
-A lo mejor estamos equivocados los dos.







Jacinto Benavente                                                     

Jacinto Benavente y Martínez (Madrid, 12 de agosto de 1866 - Galapagar, 14 de julio de 1954) fue un dramaturgo, director, guionista y productor de cine español, Premio Nobel de Literatura 1922.

El busto de Jacinto Benavente                                   



Contemplaba una mujer la estatua que el dramaturgo se había mandado hacer y comentó:
-Hermoso busto, pero sin sexo.
Probablemente refiriéndose  a que éste nunca fue un gran amador de mujeres.
Siguiendo la fábula, don Jacinto replicó:
-Señora, se deja usted algo
Ella quiso saber qué era.
-No ha terminado la cita, ya que el autor añade: “Dijo la zorra”.


Un buen escritor                                                

Recibió Jacinto Benavente la visita de un conocido suyo. el cual no tenía gran éxito como dramaturgo.
Durante el recorrido por la casa, el  invitado quedó asombrado por la amplia biblioteca que poseía el premio Nobel y exclamó:
- ¡Vaya don Jacinto! Con tantos libros ya se pueden escribir buenas comedias.
Benavente le respondió agudamente:
-Pues adelante, amigo mío, están a su disposición.




Emilia Pardo Bazán y Benito Pérez Galdós        

 Conocida fue la relación amorosa que hubo entre Emilia Pardo Bazán y Benito Pérez Galdós, pero también de dominio público la enemistad que llegaron a profesarse ambos.
En cierta ocasión, siendo ya mayores se encontraron accidentalmente en unas escaleras. Él subía jadeante y ella empezó a bajarla.
Mientras se cruzaban ella le espetó:
-Adiós, viejo chocho.
Pero tal y como lo soltó se dio cuenta que le había puesto en bandeja una magistral contestación a una de las mentes más brillantes de la literatura. Pardo Bazán aceleró el pasó escaleras abajo, pero le dio tiempo a escuchar la réplica de su viejo e íntimo enemigo:
-Adiós, chocho viejo.

Benito María de los Dolores Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920), conocido como Benito Pérez Galdós, fue un novelista, dramaturgo y cronista español. Se trata del mayor representante de la novela realista del siglo XIX en España, y uno de los más importantes escritores de la lengua española.


Emilia Pardo Bazán (La Coruña, 16 de septiembre de 1851 - Madrid, 12 de mayo de 1921) fue una novelista, periodista, ensayista y crítica literaria española introductora del naturalismo en España.


Pío Baroja y Benito Pérez Galdós                 

No es momento para presentaciones                        

Cuando Pío Baroja llegó a Madrid quiso conocer en persona a Benito Pérez Galdós, por lo que se acercó hasta la calle del Ateneo esperando su llegada.
Lo vio salir de una portería vecina y, cuando se iba a presentar, oyó los gritos de una portera tras él que decía:
-¡Viejo cochino! ¡Eso es lo que es usted, un viejo cochino!
Baroja creyó que lo mejor era dejar las presentaciones para otro momento.

Pío Baroja y Nessi (San Sebastián, 28 de diciembre de 1872 – Madrid, 30 de octubre de 1956) fue un escritor español de la llamada Generación del 98. Fue hermano del pintor y escritor Ricardo Baroja, de la escritora Carmen Baroja y tío del antropólogo Julio Caro Baroja y del director de cine y guionista Pío Caro Baroja. Durante un tiempo ejerció la medicina.



Miguel de Unamuno                                

Un reconocimiento muy merecido                  

Cuando el rey Alfonso XIII le otorgó a Miguel de Unamuno la Gran Cruz de Alfonso X Sabio, el escritor comentó:
-Me honra, Majestad, recibir esta cruz que tanto merezco.
El monarca le contestó:
-¡Qué curioso! En general, la mayoría de los galardonados aseguran que no se la merecen.
A lo que el escritor replicó al Rey:
-Señor, en el caso de los otros, efectivamente no se la merecían.

Miguel de Unamuno y Jugo (Bilbao, 29 de septiembre de 1864 – Salamanca, 31 de diciembre de 1936) fue un escritor y filósofo español perteneciente a la generación del 98. En su obra cultivó gran variedad de géneros literarios como novela, ensayo, teatro y poesía. Fue, asimismo, diputado del Congreso de los Diputados de 1931 a 1933 por la circunscripción de Salamanca.1 Fue nombrado rector de la Universidad de Salamanca tres veces; la primera vez en 19002 y la última, de 1931 hasta su destitución, el 22 de octubre de 1936, por orden de Franco.



1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...