domingo, 18 de septiembre de 2011

ALFRED HITCHCOCK, biografía, filmografía, fotos.

ALFRED HITCHCOCK


INTRODUCCION


PRESENTACION


Alfred Hichcock, el mago del suspense.
   Autor de 56 películas y 15 telefilmes, entre Inglaterra y Estados Unidos, entre el cine mudo y el sonoro, Hitchcock creó un estilo inconfundible, con un toque que lo distingue y que ha generado el adjetivo hitchcockiano con el que se distingue cualquier situación caracterizada por el suspense, la angustia subterránea, entrelazada con golpes de humor y de ironía que mueven a la complicidad con unos héroes casi siempre negativos.
   Este estilo se fue perfeccionando a lo largo de los años desde que en 1925 dirigiera su primera película en solitario, El jardín de la alegría, donde ya trabajaba con la que sería su esposa, Alma Reville. Aquel gordo y mofletudo ingles, educado en los jesuitas, que tenía un miedo tremendo a la policía y a ser castigado, encontró en el cine el vehículo adecuado para experimentar y mostrar todas sus obsesiones.
Tippi Hedren fue la única rubia a la que
Hitchcock se declaró. Le rechazó. Fue su
última rubia.
   Su primer éxito llegaría con su tercera película, The lodger (1926), titulada premonitoriamente en España El enemigo de las rubias, ya que, desde entonces, Hitchcock fue un obsesivo perseguidor de mujeres frías, elegantes, distantes, rubias por supuesto, con un volcan dentro.
   La llegada del sonoro lo encontró convertido en una de las figuras más importantes del cine inglés. Pero su nombre no sería auténticamente popular hasta su incorporación a la industria hollywoodiense en 1940. Rebeca fue la tarjeta de visita que lo convirtió en el director más famoso del mundo durante 36 años.
   En Hollywood, Hitchcock encontró los actores perfectos: Joseph Cotten, Cary Grant, James Stewart... las actrices perfectas: Joan Fontaine, Ingrid Bergman, Grace Kelly, Vera Miles, Tippi Hedren... y los colaboradores ideales que supieron adaptarse a sus necesidades. Todos coinciden en afirmar que trabajar con él podía ser una tortura -numerosos testimonios de actores y técnicos lo confirman- pero todos acaban reconociendo al cabo del tiempo, olvidadas las diferencias y liberados de sus asedios, manías y burlas, que con él habían aprendido más que con nadie, que con él las cosas imposibles eran posibles y trabajar a su lado había sido un privilegio.
   Según sus biógrafos, Hitchcock era un obseso, obeso y fustrado, un hombre gordo molesto con sus 150 kilos. Pero por encima de todo era un genio, un especialista en llegar al fondo de las cosas bajo una capa de frivolidad y humor que no enmascara su inteligente ironía y crueldad.



LA FAMA Y EL RECONOCIMIENTO


   No es fácil que el gran público reconozca a los directores de cine por sus nombres. Muy pocos son los que han conseguido ese honor, y, entre ellos, indiscutiblemente, Alfred Hitchcock es el primero en popularidad. Mucho tuvo que ver la televisión con continuas reposiciones y ciclos sobre la obra del director británico. Un pequeño aparato que él supo apreciar desde sus inicios, haciendo una famosa serie y ejerciendo él mismo como ingenioso y brillante presentador de los episodios.
   Sin embargo, aunque siempre gozó del reconocimiento del público, la industria del cine le discutía su valía como profesional. Ahora nos parecen absurdos los esfuerzos que debieron hacer hace décadas los entonces críticos Rohmer, Chabrol y Truffaut para demostrar que Hitchcock era mucho más que un hábil director de tramposas películas de suspense y pudiera ocupar su lugar como uno de los más grandes creadores de formas de la historia del cine.
Hitchcock, con gesto adusto junto a la camara.
   El público, que no tuvo nunca esos problemas, sabía perfectamente lo que debía esperarse al ir a ver una película del "mago del suspense": una absorción total en una trama de intriga apasionante; una o dos escenas brillantemente resueltas como "un tour de force"; imágenes (el vaso de leche de "Sospecha", la ducha de "Psicosis", "Los pájaros" amontonándose en el tendido eléctrico, la avioneta que fumiga "donde no hay nada que fumigar" de "Con la muerte en los talones"...) que quedaban grabadas a perpetuidad en el imaginario de generaciones de espectadores; numerosos toques de humor, más o menos macabros; la presencia de una mujer -preferentemente rubia- de sexualidad similar a la de un bombón helado relleno de ardiente lava; y la discreta aparición en un rincón de la pantalla del presunto creador de este fascinante universo.
Sir Alfred Hitchcock y su oronda silueta.
   El problema era que su fama tendía a oscurecer su trabajo. Desde sus inicios, cuando era el director más excitante de Inglaterra, antes de que Selznick -el mítico productor- le llevara a Hollywood, Hitchcock trabajó duro para convertirse en una estrella y hacer su oronda silueta tan reconocible como el tipo de películas que producía. Una estrella tiene su imagen y Hitchcock consolidó la suya gracias al chiste de sus cameos en pantalla y a las innumerables fotos y actuaciones publicitarias de tono humorístico, sus colecciones de relatos de intriga y las presentaciones de su exitosa serie de televisión -más de siete años en antena- donde, según confesión propia, explotó "una versión estereotipada de si mismo". ¿Era posible que el protagonista de estas payasadas, el hombre público de evidente avidez comercial, fuera al mismo tiempo un artista radical, un verdadero poeta maldito, como le llamó Godard?



BIOGRAFIA


 HITCHCOCK, EL MAGO DEL SUSPENSE


Indiscutiblemente, Hitckcock, es la gran figura del cine de misterio e intriga. Su capacidad para aplicar recursos narrativos innovadores al servicio del suspense ha sido fundamental para el desarrollo del lenguaje cinematográfico moderno. El excepcional dominio de Hitchcock sobre las técnicas cinematográficas mantiene al público en constante estado de tensión desde el principio al final de la proyección y obliga al espectador a vivir apasionadamente lo relatado en la pantalla. Supo unir tramas de gran solidez con imágenes de soberbia fuerza expresiva, concilio la calidad con el éxito comercial y legó una de las filmografías más brillantes e influyentes de la historia: su huella se percibe en numerosas imitaciones y en la obra de realizadores tan dispares como el frances Fraçois Truffaut o los estadounidenses Brian de Palma y David Lynch.



LA SOLITARIA INFANCIA DE INFANCIA DE ALFRED HITCHCOCK


Alfred hitchcock era un niño gordito.
Aquí lo vemos a caballo con su padre.
   13 de agosto de 1899. Nace Sir Alfred Hitchcock (1899-1980) en Leytonstone, una población entonces cercana al neblinoso Londres de Sherlock Holmes, Jack el Destripador y Scotland Yard, y que hoy es un distrito del East End de la capital británica. Sus padres fueron William (1862-1914) y Emma Hitchcock (1863-1942), unos tenderos de estricta educación católica que se habían casado en 1887. El pequeño Alfred tenía dos hermanos mayores que él: William, nacido en 1890 y su hermana Ellen -cuyo año natal fue 1892- a la que llamaban Nellie. Los Hitchcock gozaban de cierta estabilidad económica pero tampoco vivían  de un modo excesivamente holgado. Al nacer Alfred, su familia vivía en el 517 de High Road y regentaban una amplia tienda de comestibles. Sus hermanos eran excesivamente mayores para jugar con él. El pequeño y taciturno Alfred se acostumbró a jugar solo y a compartir confidencias nocturnas con su madre.
   
   "No recuerdo haber tenido nunca un compañero de juegos. Me sentaba discretamente en un rincón, sin decir nada. Miraba y observaba mucho. Siempre fui así y aún sigo siendolo. Era cualquier cosa menos expresivo".
Alfred Hitchcock.


Hitchcock y Alma Reville el día de su boda.
   14 de agosto de 1900. Nace Alma Lucy Reville (1900-1982). La futura esposa de Hitchcock nace un año y un día después que el afamado director británico, en el 69 de Caroline Street, en el West End londinense, en el seno de ina familia de trabajadores. Sus padres, Lucy y Matthew se casaron en 1891. Tuvo una hermana, Eva.


   El pequeño Alfred en prisión. La figura de su padre intervino de una forma muy especial en la formación del carácter y la personalidad del muchacho. Cuando tenía unos seis años, su padre lo mandó a la comisaría de policía con una carta. El comisario la leyó y lo encerró en una celda durante algunos minutos diciéndole: "Esto es lo que se hace con los niños malos." Nunca comprendió la razón de esta broma siniestra, porque su padre lo llamó su "ovejita sin mancha", y vivió una infancia disciplinada, aunque algo excéntrica y solitaria, escudriñando siempre desde su rincón, con los ojos muy abiertos, todo lo que pasaba a su alrededor.


   Pero dejemos que sea el propio Alfred Hitchcock el narrador de esta anécdota:


   "Cuando tan solo tenía seis años, hice algo que mi padre consideró que merecía ser castigado. No recuerdo que transgresión pude cometer -a la edad de seis años seguramente no tuvo nada que ver con la criada-. Quizás había robado un tomate. Bueno, mi padre me envió a la comisaría de policía de la esquina con una nota. El policía de servicio la leyó y después me encerró en una celda durante cinco minutos diciendo: Esto es lo que se hace a los chicos malos. Desde entonces no he dudado en hacer cualquier cosa para evitar ser arrestado y encarcelado, e incluso hoy me siento mal delante de la autoridad, sobre todo si va vestida de uniforme de policía".
   Alfred Hitchcock. (Extraído de su último discurso, cuando estaba a punto de cumplir los 80 años, en una cena del American Film Institute).


   De aquí arranca el interés del director por el tema de la culpa, omnipresente en todos sus filmes y esquema común de la trama profunda de sus historias, normalmente como una alegoría sobre el pecado y la redención. Hitchcock hablaría muy pocas veces de su madre, y, sin embargo, de mayor intentó siempre mantenerla a su lado.


   Hitchcock y la escuela. Según Hitchcock, el orden, la disciplina y la austeridad presidían la escala de valores que su padre utilizaba para afrontar la vida. El autoritarismo y la rigidez moral fueron los pilares fundamentales en los que se apoyó la educación del infante Hitchcock. Su primera escuela fue la Casa Conventual Howrah, en Poplar, población a la que se había trasladado la familia en 1906 para abrir un nuevo establecimiento. Tras dos años, los Hitchcock volvieron a trasladarse, esta vez a Stepney. Alfred fue matriculado en el Colegio San Ignacio de Stanford Hill, escuela fundada por los jesuitas en 1894, famosa por su estricto orden, su disciplina rigurosa y su severo catolicismo.


   "La nuestra era una familia católica y en Inglaterra, esto es en si mismo una excentricidad. No creo poder ser etiquetado como un artista católico, pero es posible que la educación infantil influya en la vida de un hombre". 
   Alfred Hitchcock.


Hitchcock con su madre y su
hija Pat.
   La escuela jesuita marcó profundamente a Hitchcock por la manera de tratar la culpa y el perdón. El realizador británico, años más tarde, lo explicaba así:


   «El método de castigo, por supuesto, era altamente dramático. El pupilo debía decidir cuándo acudir al castigo que se le había impuesto. Debía dirigirse a la habitación especial donde se hallaba el cura o el hermano lego encargado de administrarlo. Algo parecido a dirigirte a tu ejecución. Creo que era algo malo. No usaban el mismo tipo de correa con que azotaban a los chicos en otras escuelas. Era una correa de caucho».
Alfred Hitchcock. 



   Este "método" originó el miedo de Hitchcock hacía lo prohibido y, posiblemente, le descubrió los elementos esenciales del suspense.


   Permaneció en el colegio hasta los catorce años. En su primer año destacó por su aplicación y le fue concedida una de las seis menciones honoríficas que la dirección del centro concedía. El alumno Alfred obtuvo la calificación de excelente en latín, francés, inglés y religión, asignaturas que, según el criterio jesuita, eran las más importantes.
   Sin embargo, el último año que el preadolescente Alfred cursó en San Ignacio destapó la faceta bromista, traviesa, transgresora y -¿por qué no decirlo?- gamberra del joven Cocky, apodo por el que le conocían sus compañeros.
   Uno de sus condiscípulos, Robert Gold, nos recuerda una de sus travesuras:


   "Lo recuerdo como un muchacho sólidamente constituido, más bien regordete, con un rostro rubicundo y sonriente y una maliciosa capacidad para meterse en líos. Un muchacho solitario que sonreía y te miraba como si pudiera ver a través tuyo. Le encantaba robar huevos y arrojarlos contra la residencia de los jesuitas".


   Otra de sus "trastadas" consistía en, ayudado por sus compinches, maniatar a algunos de sus compañeros y encenderles petardos en sus púdicos traseros. Esta vertiente, irónica y traviesa, transgresora de la ley, y hasta gamberra, aparecería después como uno de los rasgos típicos de su filmografía. Con este proceder trataba, lúdica e indirectamente, de superar el complejo de culpa permanentemente al acecho en su inconsciente.
En Frenesí, su penúltima película, el asesino utiliza
como arma homicida sus corbatas.
   Hitchcock recordaba amargamente sus años de escolar. No obstante, no negaba que fueron una importante influencia en su obra:


   «Si han sido educados en los jesuitas como yo lo fui, estos elementos tienen importancia. Yo me sentía aterrorizado por la policía, por los padres jesuitas, por el castigo físico, por un montón de cosas. Éstas son las raíces de mi trabajo.»
   Alfred Hitchcock.


   Es fácil establecer la estancia en el colegio de San Ignacio como el origen del interés que mostraba por lo macabro y lo criminal. De aquellos años datan también las visitas del jovén al Museo Negro de Scotland Yark para contemplar su colección de reliquias criminales, y al Tribunal de lo Criminal de Londres donde asistía -e incluso tomaba notas- a los juicios por asesinato.
Alfred Hitchcock.


   1913. A los 13 años abandona la escuela y comienza a trabajar ayudando a sus padres en la tienda, al mismo tiempo que estudia ingeniería en la School of Engineering and Navigation. También cursa estudios de dibujo en la sección de Bellas Artes de la Universidad de Londres.


   12 de diciembre de 1914. El año que estalla la Primera Guerra Mundial muere su padre. Alfred es demasiado joven para ir al frente, pero, obviamente, no se salva de las consecuencias del conflicto.
   La muerte de su padre le afecto profundamente y hubo de rehacer su vida junto a su madre. Sus hermanos ya no vivían en casa y tuvieron que abandonar el negocio y regresar a Leytonstone porque allí tenían más amistades.


   1915. Alfred encontró trabajo en las oficinas de la Henley Telegraph and Cable Company. Su sueldo eran 15 chelines semanales por revisar y calcular -en eso consistía su trabajo- los tamaños y los voltajes de los cables eléctricosSin embargo, como esta ocupación no le gustaba, al cabo de unos meses logró que le trasladaran al departamento de publicidad. Con ese trabajo creativo se labró cierto prestigio, a pesar de su juventud.
   Hitchcock comienza a ir al cine y descubre El nacimiento de una nación, de Griffith. Lee autores como Dickens, Poe, Walter Scott... y observa el mundo. Desarrolla una refinada crueldad que mantuvo  a lo largo de toda su vida, siendo famosas algunas de sus bromas pesadas.


   «Es muy probable que fuera por la impresión que me causaron las historias de Poe por lo que me dediqué a rodar películas de suspense. No quiero parecer inmodesto, pero no puedo evitar comparar lo que he intentado poner en mis filmes con lo que Poe puso en sus narraciones»
   Alfred Hitchcock.


   También devora avidamente revistas de cine y asiste con asiduedad a las salas de proyección. No se perdía las películas de Chaplin, Buster Keaton, Douglas Fairbanks y Mary Pickford.


   1918. Su evidente obesidad y su trabajo (su compañía colaboraba con la guerra) le libran de ser reclutado por el ejercito.


INICIOS EN EL CINE


Hichcock durante el rodaje de El águila de la montaña (1926)
Su joven novia, Alma Reville, vigila atentamente el plano.
   1920. A los veinte años, una tal Alma Reville comienza a trabajar como montadora de películas en los estudios cinematográficos de Islington.
   Paralelamente, el joven Alfred, de veintiún años, gran aficionado al cine, lee en una revista que una compañía cinematográfica estadounidense, la Famous Players-Lasky, va a instalar unos estudios en Londres. No lo dudó y se presentó en las oficinas de la Famous con unos bocetos de decoración para películas que había diseñado, ayudado por su jefe, en el departamento de publicidad de la Henley. Fue contratado como diseñador de rótulos y decorados.
   En cuanto el sueldo de la Famous se lo permitió abandonó la Henley.
   Durante el primer año trabajó como rotulista en varias películas. Al año siguiente consiguió que le fueran encargados los decorados y los diálogos menores de nuevas películas. Los escribió bajo la dirección de Georges Fitzmaurice, quién también le inició en las tecnicas de filmación.

   "Lo que me atrajo de él fue su pasión por el cine y su ansia de aprender. No tenía ningún antecedente en el mundo del espectáculo: Su familia poseía un grupo de pescaderías en Londres. Pero aparentemente nunca había deseado hacer otra cosa que trabajar en el cine, y estoy seguro de que, aunque nunca llegó a barrer el suelo de Islington, hubira estado dispuesto a hacerlo de ser necesario".
   Michael Balcon (el hombre que le ofreció la primera oportunidad de hacer cine).
   
Alfred Hitchcock y Alma Reville.
    1921. Hitchcock y Alma Reville se conocen en la Famous Players-Lasky. Alma es una muchacha de aproximadamente su misma edad, natural de Nottingham, extremadamente menuda y delgada (todo lo contrario que él) y gran aficionada al cine, que había trabajado en los estudios de una compañía londinense desde los dieciséis años, la Film Company, y que luego pasó a la Famous.

   1922. A.H. se convierte en ayudante de dirección y colaborador de Graham Cutts en la película Woman to Woman. Alma trabaja como montadora y A.H. le pide salir con él.

   1923. el actor, guionista y productor Seymour Hicks le ofrecie que codirija un filme menor, Always tell your wife, y poco después colaboró en el rodaje de una película inacabada por falta de presupuesto, Mrs. Peabody. Eran sus primeras experiencias cinematográficas de verdad.


   1923-24. Hitchcock y Alma viajaron a Alemania para localizar los exteriores de un filme cuyo guión había escrito Hitchcock, The prude's fall. En el barco de regreso a Inglaterra, Hitchcock le pide a Alma que se case con él e iniciaron un largo noviazgo.
Boda de Alfred Hitchcock y Alma Reville.


   "El día que me declare a Alma ella estaba tendida en la litera superior del camarote de un barco. El barco estaba agitándose del modo más desesperado, e igual estaba Alma, tremendamente mareada. Regresabamos a Londres desde Alemania. Alma trabajaba a mis ordenes. Yo no podía arriesgarme a ser demasiado florido por temor a que en su desdichado estado pudiera pensar que estaba discutiendo un guión. Cuando terminé, ella dejó escapar un gruñido, un asentimiento de cabeza y un eructo. Fue una de mis mejores escenas, tal vez con poca fuerza en el diálogo, pero magníficamente representada y sin exageraciones".


Los primeros años trabajaron juntos en películas de la productora de Michel Balcon, la Gainsbouroug Pictures Ltd., como por ejemplo The blackguard, un filme para el cual el equipo tuvo que trasladarse varios meses a Alemania, circunstancia que Hitchcock aprovechó para conocer la obra de los grandes directores alemanes de la época, como Fritz Lang o Erich von Stroheim.


Alfred Hitchcock en el lago Como preparando una escena
de su primera película, El jardín de la alegría en 1925.
    5 de junio de 1925. Hitchcock llega a Münich para rodar su primera película en solitario: El jardín de la alegría (The Pleasure Garden), una coproducción anglo-alemana que Michael Balcon le había propuesto dirigir. El resultado, al parecer, agradó a los directivos, porque le propusieron dirigir dos filmes más, El águila de la montaña (The mountain eagle) y El enemigo de las rubias (The lodger). Las tres se estrenarían en 1927.


   Mayo 1926. Comienza el rodaje de El enemigo de las rubias, que se puede considerar su primera gran película y en la que ya están en embrión todos los temas que marcaran su filmografía: un falso culpable perseguido por la fatalidad, rubias apetecibles, asesinatos terribles y un suspense mantenido hasta el final.


   "El tema de un hombre injustamente acusado procura al espectador un placer grave. Se siente en peligro y más cerca del héroe".
   Alfred Hitchcock.


   2 de diciembre de 1926. Hitchcock y Alma Reville se casan por el rito católico en el Brompton Oratory de Knigthsbrige. La luna de miel la pasan en Saint Moritz, de vuelta a Londres se instalan en el 153 de Cromwell Road.
Hitchcock comprueba una toma
de sonido para La muchacha de
Londres
(1929).
   1927. Se estrenan las películas rodadas por Hitchcock y obtienen una buena acogida por parte de público y crítica. La silueta del orondo director aparece marginalmente por primera vez en El enemigo de las rubias. Es el inicio de sus habituales y rituales apariciones en sus películas que luego se haría tan popular.
  Aprovechando el éxito, cambió de productora, y a finales de 1927 rodó El ring (The ring), un filme basado en un guión propio, en colaboración con Alma Reville, con la British International Pictures. Con esta película se convirtió en uno de los directores más cotizados de Inglaterra y empezó su camino fulgurante hacia la fama internacional.


   1928. Con el éxito internacional aumentó considerablemente sus ingresos, y se compró una casa de veraneo en Shamley Green, en las afueras de Londres, cerca de la cual se instalaría su madre poco después.
   
   7 de julio de 1928. Nace su hija Patricia. A.H. no esta en casa. No puede soportar la tensión. Al volver a casa con un brazalete confiesa:
Con su hija, Patricia Hitchcock en la
biblioteca de su casa.
   
   "Se que no hubiera debido dejarte, pero en lo que a ti respecta parecía que todo iba tan bien, mientras que yo me sentía más y más débil, casi a punto de desvanecerme a cada minuto que pasaba".


   Por entonces, los Hitchcock tenían una intensa vida social, y las veladas con amigos de la productora, la British, eran habituales en la casa de Cromwell Road, en las que a veces ofrecía a los amigos uno de sus números cómicos particulares: Hitchcock, que pesaba más de ciento treinta kilos, aparecía desnudo de cintura para arriba, con un marinero pintado en la inmensa barriga, que agitaba rítmicamente mientras silbaba. En una ocasión se vistió de mujer y grabó su actuación. La cinta, que conservó toda su vida, sería exhibida en 1976 en una sesión privada en los estudios de la Universal.
   En 1928 rodó sus últimos filmes mudos, The farmer's wifeChampagne y The maxman.


EL SONORO, ETAPA INGLESA.


   1929. Dirige su primer film sonoro, La muchacha de Londres (Blackmail), basada en una obra teatral que estaba teniendo un gran éxito en la capital. Por primera vez un filme británico incorporaba una banda sonora, a partir de la tecnología de la RCA estadounidense. Durante el rodaje recibieron la visita por sorpresa de Isabel, Duquesa de York, futura esposa del rey Jorge IV y madre de la actual Reina Isabel II.
La muchacha de Londres (1929). En este fotograma vemos a
Hitchcock en uno de sus famosos cameos. Un odioso niño no
deja de molestarle.


   1930. Consciente de la importancia de la publicidad y la promoción, A.H. funda la Hitchcock Baker Productions Limeted, cuyo exclusivo trabajo era dar continuamente noticias de A.H.


   1930-31. Otras películas sonoras, como Juno and the Paycock (1930), Murder (1930) y The Skin game (1931), sin alcanzar un gran éxito de público y crítica, le confirmaron como uno de los directores británicos más inteligentes y creativos y que más innovaciones e ideas técnicas estaba aportando al mundo del cine. Su preocupación era encontrar un estilo narrativo propio, para lo cual descubrió nuevas posibilidades expresivas en el montaje, en los movimientos de cámara y en el empleo de la luz. Lo suyo era el arte de la cámara: su enorme dominio de la imagen, a nivel persuasivo y sentimental, hacía que el público se identificara con sus historias y con sus personajes y convertía en verosímiles la fantasía y el misterio, las situaciones extrañas y originales con que vestía la realidad. Su extraordinaria narrativa cinematográfica llevaba al público a vivir apasionadamente lo que sucedía en la pantalla.


   1931. En Juego sucio, una de las películas de este periodo, Hitchcock empieza a ejercer una practica que le hacía particularmente feliz: martirizar a los actores. La joven actriz Phyllis Konstan fue lanzada al agua mas de diez veces para filmar una escena que había salido bien en las primeras tomas.


   1932. Por imposición de la British, A.H. se ve obligado a rodar una comedia de enredos y persecuciones: El número 17 (number seventeen). Después filmó Mejor es lo malo conocido (Rich and Strange), cuyo argumento elaboró el matrimonio Hitchcock durante un crucero que realizaron por El Caribe en 1931 con su hija Patricia: una modesta pareja londinense, gracias a una herencia inesperada, realiza un crucero alrededor del mundo, durante el cual pasan de la alegría a los temores, las tristezas y las infidelidades, para recuperar, tras un naufragio, su lealtad.


   1933. Hitchcock rueda Valses de Viena (Waltzes from Vienna, 1933), una biografía del compositor Richard Strauss hecha por encargo.


Hitchcock planifica una escena de
Alarma en el expreso (1938).
   1934. A.H. vuelve a trabajar con Michel Balcon, al que había abandonado en 1927. Balcon había fundado la productora Gaumont-British. A partir de entonces empieza la gran época del cine de Hitchcock, la época de los grandes títulos de su filmografía, una etapa dorada de creación ininterrumpida que duraría prácticamente hasta el fin de sus días. La primera película que hizo con la nueva productora fue El hombre que sabía demasiado (The man who knew too much, 1934), una obra de arte del cine de suspense que fue elegida por la crítica como la película del año en Inglaterra. Le seguirían 39 escalones (1935), Agente secreto (1936), La mujer solitaria (Sabotage,1936), Inocencia y juventud (1937), Alarma en el expreso (1938) y Posada Jamaica, (1939). Películas en las que la trama y la intriga conseguían crear una tensión psicológica como nunca se había visto en el arte cinematográfico. La fuerza expresiva de las imágenes mezclaba con genial sabiduría la acción y los apuntes psicológicos de los personajes. Todo ello se rodeaba a menudo de un trasfondo metafísico-existencial en el que se concebía el amor de un modo romántico y redentor, y en el que la delimitación entre el bien y el mal y la conciencia de pecado no estaban exentas de cierta fascinación divertida por los malvados. Hitchcock era humanista y satírico a la vez, sádico y con un particular sentido del humor.
Rodaje de 39 escalones. Madeleine Carroll
con los Hitchcock.
   En cada nuevo filme perfeccionaba la técnica de la intriga, que a lo largo de su carrera llegó a cimas difícilmente superables. Su último filme británico fue La posada de Jamaica (Jamaica Inn, 1938), que no obtuvo mucho éxito a pesar de estar protagonizado por Charles Laugthon, ya famoso, junto a una jovencísima Maureen O'Hara. El propio Laugthon produciría el filme.

   9 de enero 1935. La actriz Madeleine Carroll acepta trabajar en 39 escalones. Carroll, posiblemente sea la primera rubia que era verdaderamente tipo Hitchcock. Este mismo año A. H. contrata a Joan Mary Harrison como secretaria personal.


   22 de agosto de 1937. Los tres Hitchcock, más Joan Harrison, desembarcan en Nuevo York. David O. Selznick esta interesado en contratar al famoso y orondo director inglés. Ese fue uno de los motivos del viaje transoceánico. Aunque en esta ocasión no llegaron a conocerse personalmente. A.H., al volver a Londres, respondía a una entrevista: "¿Hollywood? Hasta el momento solo he tenido contactos con David O. Selznick".


Madeleine Carrroll y Robert Donat en
39 escalones.
   14 de julio de 1938. David O. Selznick y Alfred Hitchcock firman el contrato definitivo. La primera propuesta para una película por parte de Selznick era una historia sobre el naufragio del Titanic:
   "Recuerdo haber pensado que la única manera de conseguir que fuera cinematográfico sería empezar los títulos de crédito con un gran primer plano de una enorme vía de agua en el costado del barco. La cámara retrocedería entonces a medida que iban sucediéndose los títulos de crédito -lentamente, muy lentamente-, y dos horas más tarde el público podría ver al fin todo el barco en un plano general, y yo haría aparecer la palabra Fin".
Pero Hitchcock quiere hacer una adaptación de una novela de Daphne du Maurier que acaba de publicarse, Rebeca. Selznick esta metido de lleno en la producción de Lo que el viento se llevó y la puesta en marcha del primer film americano del director inglés queda un poco en suspenso.


   "¡Oh, si, he tenido experiencias con icebergs. No olvide que he dirigido a Madeleine Carroll!
Alfred Hitchcock hablando del proyecto Titanic, en referencia a su primera rubia.


   1939. A.H. rueda su último film inglés: Posada Jamaica.


A.H. y Margaret Lockwood miran a Pat en
el set de Alarma en el expreso.
A.Hitchcock en su casa de Londres poco antes de embarcar para USA en 1939.



HITCHCOCK EN HOLLYWOOD


   "¿Los Angeles? El lugar en si esta bien, pero no es fácil comprender a la gente".
Alfred Hitchcock.

   1 de mayo de 1939. Los Hitchcock se embarcan en el Queen Mary. Con ellos viaja la cocinera, la doncella, la insustituible Joan y dos perros de compañia: Eduardo IX y Mr, Jenkins.


   10 de abril de 1939. A.H. comienza su trabajo con la Selznick international. Alma se dedica a la busqueda de casa para vivir. Hitchcock tiene muy claro lo que quiere: Todo lo que necesitoes una pequeña casita cómoda con una buena cocina y al diablo con la piscina.


   7 de septiembre de 1939. Comienza el rodaje de Rebeca con una jovencita de 21 años llamada Joan Fontaine con la que continua su busqueda de la rubia ideal a la que poder controlar y torturar.


   "Hitchcock acostumbraba a llamarme a su oficina, y nos sentabamos y hablabamos acerca de cualquier cosa. Parecía desear una posesión total de mí. Me mantenía constantemente desequilibrada para su propio deleite."
Joan Fontaine.


   Rebeca resultó una de sus películas más celebres. Logró dos Oscar: a la mejor película y a la mejor fotografía en blanco y negro. Joan Fontaine fue nominada al Oscar a la mejor actriz que, finalmente, sería otorgado a Ginger Rogers por Espejismo de amor.

Rodaje de Rebeca. El vestido de Joan Fontaine es
examinado minuciosamente por Hitchcock.
   Diciembre de 1939. Hitchcock esta deprimido. Acaba de cumplir 40 años y pesa 164 kilos. Su familia en Europa vive una guerra y a él nadie le quiere.


   18 de marzo de 1940. Comienza, tras un largo proceso de escritura, el rodaje de Enviado especial, una película con clara intención de propaganda ideológica disfrazada con una aventura de amor y traición. En realidad es un alegato a favor de la intervención de los Estados Unidos en la guerra.
   Hitchcock no es feliz. Nunca le gustaron los rodajes si no eran para martirizar a alguna actriz y durante este era bastante habitual verle distraido, incluso dormido.

   "Tenía la costumbre de beberse medio litro de champán durante las comidas. Un día, después de la comida, tenía una larga escena en que yo simplemente estaba de pie y hablando. Cuando la escena hubo terminado espere oír el ¡Corten!, mire por encima de mi hombro y allí estaba Hichcock roncando y agitando los labios."
Joel McCrea.


Joan Fontaine y Judith Anderson, la pérfida ama de
llaves enamorada de la difunta "Rebeca".
   Hitchcock había llegado a un acuerdo con Selznick por el que le produciría dos películas al año por un sueldo de 2.750 dólares semanales y una bonificación de 15.000 dólares anuales. Una cláusula especial le permitía en 1941 rodar dos películas con otra productora, la R.K.O. Se trataba de Matrimonio original (Mr. and Mrs. Smith) y Sospecha (Suspicion), otro de los títulos clásicos de su carrera. El director seguía en su línea de perfeccionamiento del cine de intriga, aportando en cada película nuevos descubrimientos técnicos, ocurrencias narrativas y trucos geniales que crearon escuela en la historia del cine.


   "¡Actores! ¡Odio verlos! Los actores son ganado... las actrices también. Les digo que odio verlos y a ellos les encanta ¡los muy exhibicionistas!".
Alfred Hitchcock.


   1941. A Hitchcock le llegan críticas desde su Londres natal recriminandole que no vuelva a Inglaterra. Estos reproches le irritan profundamente.
Carole Lombard.
   Ese año, 1941, rueda Matrimonio original, su única comedia, con Carole Lombard, que habría podido ser su rubia favorita si no hubiese muerto trágicamente en 1942. Lombard estaba a la altura de sus bromas y es famoso el corral que montó el primer día de rodaje con tres terneras, cada una con el nombre de los protagonistas, haciendo referencia a la famosa frase de Hitchcock que comparaba a los actores con el ganado.
  También en 1941, los Hitchcock se trasladaron al apartamento de Carole Lombard en Bel Air; la actriz había decidido vivir con su pareja, Clark Gable. El mismo año, dado que la conflagración mundial se complicaba cada vez más, Alma viajó a Inglaterra y trajo consigo a su madre. Alfred también fue a Londres para recoger a la suya y llevarla a los Estados Unidos, pero su madre se negó. Hitchcock, cuya vuelta a Los Ángeles coincidió con los primeros bombardeos nazis sobre Inglaterra, tuvo que conformarse pensando que su madre vivía todo el tiempo en Shamley Green y contaba con la protección de su hermano William.
   Al año siguiente, Carole Lombard murió y el matrimonio tuvo que cambiar de casa; se trasladaron a Bellagio Road, también en Bel Air.


Alma Reville y Joan Harrison corrigen el guión de Sospecha.
   19 de agosto de 1941. Hitchcock por fin concluye el complicado rodaje de Sospecha, que marca el inicio de una gran amistad y colaboración con Cary Grant.


   Diciembre de 1941. Estados Unidos entra en guerra tras el ataque japonés a Pearl Habor. Joan Harrison, secretaria personal de Hitchcock decide dejarle. Su último trabajo juntos fue Sabotaje (Saboteur, 1942), una película con Robert Cummings sobre los quinta columnistas nazis en Estados Unidos.
   Sabotaje fue producida por la Universal Pictures a pesar de la oposición de Selznick, que provocó una gran tensión a lo largo del rodaje. A partir de entonces decidió no rodar más de una película por año.


Joan Fontaine en Sospecha.
   Mayo de 1942. Hitchcock comienza a escribir el guión de La sombra de una duda.


   26 de septiembre de 1942. Muere en Londres, a los 79 años de edad, la madre de Alfred Hitchcock a causa de una polionefritis aguda. Hitchcock a duras penas pudo soportar el golpe.


   4 de enero de 1943. Muere en extrañas circunstancias su hermano William. Hitchcock se siente angustiado y enfermo. Pesa 135 kilos y no puede atarse los zapatos. Decide someterse a un severo régimen y perder 50 kilos. En uno de los controles médicos, descubren que su corazón es un 16% más grande de lo normal y una hernia abdominal. Pero él no quiere hacer nada por su salud: los médicos le dan pánico.


   Diciembre de 1943. Hitchcock ha conseguido perder casi 40 kilos. Las fotos tomadas antes y después le servirán para su habitual cameo en el nuevo film que prepara, Náufragos (1944), un experimento filmico sin precedentes al estar toda la acción concentrada en un único escenario: un bote salvavidas, en la realidad flotando en un estanque del estudio. La rubia de Náufragos es Tallulah Bankhead, una actriz que acostumbraba a trabajar sin ropa interior, lo que provocaba bastantes conflictos en el rodaje.

En Náufragos la silueta de Hitchcock aparece en el periodico
que lee uno de los supervivientes.
Una complicada escena de La sombra de una duda (1943),
film espiritualmente autobiografico y uno de sus favoritos.
   5 de diciembre de 1943. Hitchcock viaja a Londres para solucionar asuntos familiares y dirigir dos cortometrajes de propaganda: Bon Voyage y Aventura Malgache.


   Marzo de 1944. Vuelve a Nueva York y se instala en el Saint Regis Hotel para escribir con Ben Hecht su nuevo guión: The house of Dr. Edwardes, más conocida como Recuerda, en la que explora el mundo del psicoánalisis y trata, una vez más, el eterno problema de la culpa.

   10 de julio de 1944. Comienza el rodaje de Recuerda que marcara el encuentro con Ingrid Bergman, la primera rubia auténticamente hitchcockiana.

   "Era educado, pero si la gente se volvía ruidosa sabía como conseguir el silencio. Bajaba la voz hasta casi un susurro, de modo que nadie podía oírlo. Y gradualmente todo el mundo tenía que callarse. Era una especie de táctica intimidatoria, quizá. Nos consideraba intrusos en sus fantasías."
Ingid Bergman.


   En Recuerda, considerada como una de las cimas de la filmografía de Hitchcock, trabajaba por primera vez con Ingrid Bergman y con Gregory Peck, al que lanzó a la fama, y contó con la colaboración de Salvador Dalí para los decorados, de tipo onírico. Algunas de las secuencias con los dos protagonistas se cuentan, a juicio de muchos especialistas, entre las mejores escenas de amor romántico de toda la historia del cine.
Ingrid Bergman rodó tres películas con Hitchcock. Luego la igualaría Grace Kelly.


Los decorados oníricos de Recuerda (1945)
corrieron a cargo de Dalí.
   Diciembre de 1944. Hitchcock tiene el esbozo de una nueva historia para Ingrid Bergman: Encadenados.


   "Yo deseaba hacer este film acerca de un hombre que obliga a su mujer a irse a la cama con otro hombre porque es su deber profesional. La política del asunto no me interesaba demasiado, pero me dí cuenta de que tenía que dar una razón a que los alemanes estuvieran en Brasil. Un día le dije a Hecht: ¿Qué hay del uranio? Y él se alzó de hombros y dijo que no creía que importara, que un macguffin era tan
bueno como cualquier otro si lo que realmente estabamos haciendo era una historia de amor."
A. Hitchcock.
         
Gregory Peck escucha los comentarios que hace Ingrid Bergman
en el rodaje de Recuerda (1945). Hitchcock se conforma
con asistir embelesado.
   5 de agosto de 1945. Estados Unidos lanza dos bombas atómicas sobre Japón. La Segunda Guerra mundial llega a su fin.


   Febrero de 1946. Finaliza el rodaje de Encadenados. Hitchcock está algo más que fascinado por Ingrid Bergman. Alma no parece feliz.


   11 de abril de 1946. La Transatlantic Pictures, productora fundada por Sidney Bernstein y Alfred Hitchcock es una realidad.


Hitchcock no dice nunca no a un pastel de
cumpleaños. Más si era de su amigo Cary Grant.
La escena del beso de Encadenados ha quedado
grabada en la memoria colectiva.





   










"Nada me proporciona mayor placer que eliminar el orgullo de mis protagonistas respecto a la condición de tales." Alfred Hitchcock. 
Cary Grant e Ingrid Bergman en Encadenados.
   Mayo de 1946. Hitchcock rueda exteriores en Londres para la que sería su última película con Selznick, un film protagonizado por la actriz italiana Alida Valli, una rubia que no cuajó. El Proceso Paradine, sería finalmente su titulo.

   Agosto de 1946. Se estrena Encadenados. La crítica se desborda en elogios.

   Septiembre de 1947. Hitchcock empieza a escribir la que será la primera película producida por su compañia, Transatlantic Picture. Se trata de un nuevo experimento filmico escrito para ser rodado en planos secuencia de diez minutos. Algo que nadie había hecho antes.
 
   31 de diciembre de 1947. Se estrena El proceso Paradine que, unos días antes, seguía sin titulo.

La soga (1948). Hitchcock demuestra a sus actores como
ocultar un cadaver.
   12 de enero de 1948. Hitchcock reune en los estudios de la Warner al reparto de su nueva película, La soga, film en el que trabaja por primera vez con James Stewart. El tema del estrangulamiento, uno de los favoritos de A.H., aparece en tuda su crudeza. El complicado rodaje comenzó unos días después. Paredes enteras del apartamento tenían que deslizarse hacía un lado para permitir a la camara seguir a los actores a través de estrechas puertas, y luego volver silenciosamente a su sitio para seguir mostrando la habitación entera, incluso el mobiliario estaba loco.
Hitchcock era un habitual del
Stork Club de Nueva York.

Joan Chandler tuvo el honor  de que Hitchcock le dejara
mirar por la complicada camara del rodaje de La soga.

   "Fui a la Warner a ver a Hitchcock dirigir La soga... Realmente excitante, todo un rollo tomado de un tirón, sin ninguna pausa... Eso no puede aplicarse a todas las películas, pero desde el punto de vista del escritor es maravilloso."
Noel Coward.


En la foto de la izquierda, Hitchcock conversa con Noel Coward durante el rodaje de  La soga.


   Marzo de 1948. Alfred Hitchcock y Hume Cronyn comienzan a escribir el argumento de Atormentada, un melodrama de época.

   Verano de 1948. A. Hitchcock comienza en Londres el rodaje de Atormentada, su segunda película en color. Su intención es hacerlo como La soga, en tomas únicas de diez minutos. Pero el color dificulta esa posibilidad y además los actores no siempre estuvieron dispuestos a soportarlo.
Ingrid Bergman y Hitchcock colaboraron en tres películas:
Recuerda, Encadenados y Atormentada.
   "Ingrid Bergman se sumió en un estado terrible, simplemente me dijo que abandonaba. Entonces hice lo que siempre hago cuando la gente empieza a discutir conmigo: sencillamente di media vuelta y me marché a casa. Más tarde me dijeron que aún seguía histérica veinte minutos más tarde."


   Otoño de 1948. Ingrid Bergman conoce a Roberto Rossellini y se marcha con él. Hitchcock se lo toma como una afrenta personal, como si lo hubiera abandonado por otro.

   Otoño de 1948. Alfred Hitchcock prepara una nueva película en Londres, Pánico en escena. Esta vez la rubia será Marlene Dietrich. En este filme debutará como actriz Pat Hitchcock con un pequeño papel.
Bergman y Joseph Cotten en una escena
de Atormentada.

   12 de abril de 1950. Hitchcock da una conferencia en la Universidad de California con la que inaugura la tradición de hablar con los estudiantes.
 Marlene Dietrich conversa con Hitchcock en un
descanso del rodaje de Pánico en escena.




LOS GLORIOSOS CINCUENTA


   A comienzos de los años cincuenta, con su reputación cinematográfica por las nubes y una sólida posición económica, estrenó películas que confirmaron su fama en el mundo entero, como Atormentada (Under Capricorn, 1949), Pánico en la escena (Stage Frigth, 1950) y Extraños en un tren (Strangers on a train, 1951), un éxito rotundo de crítica y de público. La versión radiofónica del filme, estrenado por la CBS, batió todos los récords de audiencia.
A.H. con su hija Pat, la actriz Ruth Roman, Farley Granger y el camara Robert Burks en el rodaje de Extraños en un tren, 1951


   20 de abril de1950. A. Hitchcock compra los derechos de la primera novela de una joven escritora: Extraños en un tren de Patricia Highsmith.

Farley Granger y Robert Walker. Extraños en un tren.
20 de octubre de 1950. Comienza en Nueva York el rodaje de Extraños en un tren. Farley Granger recuerda:

   "A veces parecía como triste mientras estábamos rodando, y yo me dirigía a él y le preguntaba si algo iba mal. ¡Oh, me siento tan aburrido!, decía. Lo había imaginado todo por anticipado, y ahora lo único que esperaba era que la mitad de todo aquello quedara reflejado en el film."


1951. En 1951, el matrimonio Hitchcock realizó un viaje de placer por Italia, Alemania, Países Bajos, Suecia y Noruega. Durante el viaje, la hija de Hitchcock se prometió con Joseph E. O'Connell, un alto cargo de una corporación, con quien se casó en la catedral de San Patricio de Nueva York al año siguiente. El padre no vio con muy buenos ojos esta boda de su hija, puesto que hasta entonces la muchacha había colaborado con él en algunas películas (años más tarde trabajaría en Psicosis) y estudiaba teatro; hubiera querido un yerno relacionado con el mundo del cine. A cambio, intentó atraer a O'Conell a la industria cinematográfica, sin mucho éxito.
Pat pasea con su padre y Robert Cummings
durante el rodaje de Sabotaje (1942).


   Enero de 1952. Pat se casa con Joseph E. O´Connell. A pesar de sus iniciales reticencias, posteriormente Hichcock declararía:

   "Alma y yo nos sentimos aliviados, en un cierto sentido, cuando nuestra hija decidió que convertiese en la madre de una serie de chiquillos de dedos inquietos era algo que requeria toda su atención."


   Febrero de 1952. Alma y A.H. localizan exteriores en Monreal par su siguiente film, Yo confieso.

   1 de julio de 1952. Montgomery Clift firma un contrato para interpretar el personaje del padre Michael Logan. No tardaría Hitchcock en arrepentirse de esta elección.
Yo confieso se rodó en medio de una difícil relación entre el director y el protagonista, un Montgomery Clift en un estado de destrucción psicológica y alcoholismo bastante preocupante. Parece ser que una noche, durante el rodaje, Hitchcock llegó a emborrachar premeditadamente a Clift para dejar en evidencia los límites de su desequilibrio.


Montgomery Clift es el padre Logan en Yo confieo (1953).
   "Hay algunos actores con los que me he sentido incómodo y trabajar con Montgomery Clift fue difícil debido a que era al mismo tiempo un actor metódico y neurotico."


   6 de agosto de 1952. Anne Baxter se incorpora a la película.


   "Estaba muy tranquilo y mantenía sus manos en reposo, pero con sus mesméricos ojos exigía una gran cantidad de respeto. Poseía una extraordinaria inmovilidad, pero cuando quería se movía con una repentina rapidez... era como un relámpago oculto en el cuerpo de un Buda." 


Grace Kelly con un Hitchcock inusualmente "delgado".
   17 de abril de 1953. Nace su primera nieta, Mary.


   Junio de 1953. Hitchcock prepara Crimen perfecto. Es feliz. En su universo cinematográfico ha aparecido una nueva estrella, rubia, por supuesto, y digna sucesora de Ingrid Bergman: Grace Kelly. Con ella, la actriz que mayor fascinación le produjo nunca en su carrera, rodó Crimen perfecto (Dial M for murder, 1953), La ventana indiscreta (Rear window, 1954), junto a James Stewart, y Atrapa a un ladrón (To catch a thief, 1955), junto a Cary Grant. Son algunas de las películas más conocidas del maestro de la intriga. Su adoración por Grace llegó a su punto máximo en la última de las tres, cuyo rodaje se alargó a causa de que el director se empeñó en que la actriz bailara con un espectacular traje dorado en la última escena.


Parece que D. Alfred va a ser coducido a un
"hotel" con un bello jardín.
 "¿Sabe por qué elijo actrices rubias y sofisticadas? Busco mujeres de mundo, auténticas damas que saben transformarse en prostitutas en el dormitorio".
Alfred Hitchcock.


   30 de julio de 1953. Comienza el rodaje de Crimen perfecto. Durante estos meses, hitchcock, pierde muchos kilos. A finales de septiembre pesa 98 kilos.


   Octubre de 1953. Hitch comienza a preparar La ventana indiscreta con James Stewart, Raymond Burr, Thelma Ritter y, como no, su nueva musa rubia, Grace Kelly.


   "La acción transcurre en un apartamento de Greenwich Village: Pero a fin de que pueda observar a sus vecinos hemos tenido que construir un plató conteniendo otros 31 apartamentos que pueden ser vistos desde su ventana. tenemos doce de estos apartamentos completamente amueblados. Aunque creo que no vamos a conseguir alquilarlos nunca."
Alfred Hitchcock.


El voyeur por excelencia: James Stewart.
La ventana indiscreta.

  "Si a Hitchcock le gusta lo que haces, no te dice nada. Si no le gusta, parece como si fuera a vomitar."
Thelma Ritter.


Grace Kelly y Cary Grant en Atrapa a un ladrón.
   Mayo de 1954. Hitchcock, su joven actriz -Grace Kelly- y Cary Grant estan en la Riviera francesa. El rodaje de Atrapa a un ladrón esta en marcha.


   Junio de 1954. André Bazin le entrevista en Cannes durante el rodaje. Comienza el reconocimiento de la crítica francesa hacía Hitchcock.


   2 de julio de 1954. Nace su segunda nieta, Teresa.


    Otoño de 1954. Hitchcock rueda Pero... ¿Quien mató a Harry? en la que debuta una joven pelirroja de 20 años, Shirley MacLaine, que no tendría mucho futuro con A.H., pero si sin él.
   Pero... ¿Quien mató a Harry? era un brillante experimento en el que el misterio y la intriga se mezclaban genialmente con lo cómico, en una combinación de comedia y cine de suspense. En esta película trabajó por primera vez con Bernard Herrmann.


   Enero de 1955. Durante el doblaje de Atrapa a un ladrón en Francia, A.H. conoce a un joven crítico que aparece ante él completamente empapado tras caerse a un estanque: Es François Truffaut.
A.H. y François Truffaut en 1962
durante una de sus multiples entrevistas.
   Durante el transcurso de 1955, Hitchcock obtiene la nacionalidad estadounidense y firma un contrato con la productora de televisión CBS para realizar una serie semanal de media hora de duración titulada Alfred Hitchcock presents, que de 1960 a 1965 se siguió realizando para la NBC.


   20 de abril de 1955. Hitchcock viaja a Marrakech para rodar exteriores del remake de El hombre que sabía demasiado. En esta ocasión la rubia es una joven cantante: Doris Day.


   " Todo era civilizado y educado y profesional, pero yo estaba convencida de que debía ser la peor actriz que él jamás hubiera tenido... simplemente nunca me decía nada, y yo tenía la constante impresión de que se sentía entristecido con una actriz que no deseaba."
Doris Day.


James Stewart y Doris Day. El hombre que sabía demasiado.
   Verano de 1955. Alfred Hitchcock descubre en la televisión a una joven actriz en la que intuye muchas posibilidades. Es Vera Miles.
Vera Miles.




Alfred Hitchcock presenta.




   Otoño de 1955. Hitchcock se dedica a elaborar el guión de Falso culpable (The Wrong Man, 1957). El filme refleja la angustia de un hombre inocente y el trauma de su esposa, la perdida de la estabilidad y de la salud mental de una familia en su entorno habitual. El protagonista sería Henry Fonda.
Henry Fonda, Hitchcock y James Stewart.
Este último de visita en el rodaje de
Falso culpable.

   2 de octubre de 1955. Se emite el primer episodio de Alfred Hitchcock presenta, la serie televisiva. Vera Miles es la protagonista.

   "Vera Miles es una actriz extraordinariamente buena, pero no se viste de una forma que le dé la distinción que su actuación merece."
Alfred Hitchcock.


   18 de abril de 1956. Grace Kelly se casa con el Principe Rainiero de Mónaco. Por segunda vez, Hitchcock se queda sin rubia a quien manipular y adorar. Nuevamente se siente abandonado.
Henry Fonda y Vera Miles en Falso culpable.

La boda de Grace Kelly con Rainiero de
Mónaco provocó que Hitchcock
volviese a sentirse "abandonado".
   "El público espera un cierto tipo de historia de mí y yo no deseo decepcionarlo."
Alfred Hitchcock.

12 de enero de 1957. Hitchcock esta enfermo y debe someterse a una operación para extirparle una hernia que tenía desde hacía años. A.H. tiene auténtico pánico a los médicos:

Cuando Ingrid Bergman se marchó
con Roberto Rosellini, Hitchcock se
sintió como si le hubiese abandonado
por otro.
   "La mayor impresión son las indignidades a las que las instituciones sanitarias someten a tu persona. No soy hombre pusilánime, pero algunas de las cosas que te hacen en los hospitales estan dentro de lo obsceno. Cuando vinieron a prepararme para la operación y ataron una etiqueta a mi muñeca con mi nombre en ella, pensé: deben creer que estoy listo para el depósito. No es eso, me dijeron riendo. Simplemente no queremos que nadie le confunda con alguna otra persona y le operemos de alguna otra cosa. Lo cual era en si mismo una idea provocadora."
Alfred Hitchcock.


James Stewart y Kim Novak en Vértigo o
De entre los muertos.
   Abril de 1957. Hitchcock prepara una película basada en la novela De entre los muertos, pero su protagonista femenina, Vera Miles, esta embarazada. Hitchcock se enfurece. Su única compensación fue encontrarse con Sam Taylor, con el que trabajaría en adelante y llegaría a ser uno de sus mejores amigos.

   Septiembre de 1957. El rodaje de Vértigo esta a punto de comenzar. El protagonista masculino es James Stewart y la protagonista femenina es, finalmente, Kim Novak.

   "Estaba rígida de miedo y a la defensiva la primera vez que nos vimos. Tuve que hacer que se relajara, darle confianza. Al menos tuve la oportunidad de echarla al agua."


Este articulo esta en proceso de creación. Pronto será ampliado. 

   










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...